El silencio

El mejor marco para una bella pintura es aquel que la realza y hace más asequible.
El mejor envase para servir un buen vino es una bella copa.
El mejor envoltorio para una buena obra de teatro es una bella sala.
Una bella obra arquitectónica crece cuando el espacio que la rodea acompaña.

La música necesita un marco de silencio positivo para poder desplegar su magia. El silencio es necesario para el  disfrute de la música, y de cualquier otro arte,  en las mejores condiciones. Pero apreciar el silencio no es gratis, viene con un grado fino de maduración personal. Y no se puede forzar para ser degustado, su apreciacion debe salir de dentro, del centro del alma, del centro del espíritu, del pleno centro del corazón y poder acceder a la comprensión del silencio nos pone en el camino  para ser conscientes de nuestra propia felicidad, esa que siempre estuvo en nuestro interior mientras la buscábamos afuera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *